TIERRA DE NYANGA

TRASLUZ PHOTO

TIERRA DE NYANGA

Barcos repletos de esclavos surcaban los mares, donde la corona española había dictado regulaciones para que fueran hombres y mujeres de raza negra los que se embarcaran en un viaje sin retorno. Fue la Villa Rica de la Vera Cruz que entre los años 1519 y 1810 vio llegar a cientos de ellos.


Africanos desterrados fueron esclavizados y obligados a trabajar en la región cañera del estado de Veracruz, lo que consolidó años más tarde la cuna de la negritud en México.

El trato inhumano al que eran sometidos obligaba a los esclavos a protestar de varias maneras contra este sistema: en forma de insurrecciones armadas, intentos de tomas de poder y fugas, las cuales eran penadas severamente por las leyes de aquel entonces.

A Gaspar Nyanga se le conoció por vez primera en 1579 cuando fue conducido, encadenado, a una de las fincas azucareras y de alcohol, en la provincia que hoy tiene su nombre. Posteriormente Nyanga encabezaría la rebelión de esclavos más importante de América Latina.

Cuatrocientos treinta y ocho años más tarde un grupo de hombres se arremolinan sobre una camioneta de carga, se aprestan sobre sus costados y levantan una estatua que empuña un machete mientras cadenas rotas cuelgan de sus muñecas. La colocan en el patio de una escuela en Mataclara, municipio de Cuitlahuac, en la zona centro de Veracruz.

El príncipe Gaspar Nyanga, era un invitado especial al evento, decenas de personas se toman fotografías junto al monumento de bronce. Posteriormente la danza, los ritmos africanos y los poderosos colores se mezclan entre máscaras y plantas de la región. El Encuentro de Pueblos Negros, llegó a la tierra que Nyanga haría libre en 1608.
 

press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom